Ricardo Valenzuela

Reflexiones Libertarias

Ricardo Valenzuela

More About: Mexican United States Relations

¿CARTA AL PRESIDENTE, O, A LOS MEXICANOS?

REFLEXIONES LIBERTARIAS

¿CARTA AL PRESIDENTE, O, A LOS MEXICANOS?

Ricardo Valenzuela

La semana pasada, en opinión de alguna gente, asumiendo un estado de locura publiqué una Carta Para el Próximo Presidente cuyo mensaje era: No hagamos lo que la borriquita que, luego de dar un paso pa delante da 24 para atrás y regresar al México de la concentración de poder, el cerrado, resentido, enfrentado, ciego para mirar el arco iris del futuro.

Era un llamado para entregar el poder a la sociedad civil, al fortalecimiento de instituciones, el capitalismo popular, pero sobre todo, al fortalecimiento del verdadero concepto democrático el que, no es solamente mayoría de votos pues México, antes de ser democracia es una Republica Federal que, supuestamente, debe utilizar el sufragio como uno mas de los mecanismos políticos de su sistema republicano.

Cuando hago mis envíos, para mi sorpresa, recibo una buena cantidad de respuestas y, a pesar de su contenido “radical,” la mayoría son positivas develando interés de conocer más de mis locuras. Sin embargo, esta semana tal conducta sufrió un cambio radical puesto que, los mensajes se redujeron de forma extraña y los recibidos eran para preguntarme de cual había fumado, o peor, si había regresado a las cantinas otrora tan visitadas.

Sin embargo, con cierta lentitud me llegaba retroalimentación de mis buenos amigos quienes, en afinado y gutural coro, me cantaban el clásico: “Valenzuela, ya ni la chiflas, ahora no sólo testereaste los cercos, te fuiste contra chutes, corrales y hasta la milpa arrasando maizales, surcos de tazol y destrozando las acequias.”

La intensidad era tal que, en cierto momento, me arrimaban al pozo de las dudas, mas no de mis ideas, sino el atreverme exponerlas como decía el Churi—mayordomo de los ranchos de mi abuelo—“juerte, recio, despaletado y con la rienda floja.” Luego pensaba, ¡la inquisición estatista no soporta se atente separar a los mexicanos de la vereda transitada durante siglos; la del cacique, del mercantilismo, la del rentismo y sus complicidades!

Dudaba mi atrevimiento hubiera arribado a los límites de lo tolerable. Pero ¿tolerable para quien? ¿Para ejidatarios que no quieren la propiedad la tierra? ¿Maestros que la idea de ser dueños de las escuelas les parece ridícula? ¿Para qué? Si el presupuesto para educación, 80% se lo embolsa el sindicato. ¿Trabajadores de la salud y seguridad social que se rehúsan a ser propietarios de los institutos? ¿para qué? Si ya hicieron desaparecer sus reservas y, a pesar de ello, siguen fluyendo el chorro de dinero exprimido a la sociedad. ¿Empresarios quienes la palabra competencia es entre menos burros mas olotes, y riesgo volar en Aerocalifornia?

Sumido en esa reflexión, fue que el lunes en la mañana sintonizo mi TV y ¡oh sorpresa! Me encuentro a Carlos Loret de Mola frente a ese gran intelectual, Enrique Krauze.

Krauze, exponía su preocupación de que procediéramos con esos 24 pasos para atrás. Declarándose liberal, explicaba la democracia no es solamente mayoría de votos; Es gobierno limitado, estado de derecho, instituciones fuertes y, en especial, balance de poderes. Luego la definía con una sola palabra; “límites.” Una victoria de AMLO, expresaba, pude provocar una desbandada de priistas hacia el PRD para darles control del congreso, del Banco de México y, con ello, de los destinos del país en un esquema peor a la presidencia imperial.

Loret de Mola, lo refutaba afirmando ello había sido el problema de Fox; no lograr los consensos con el congreso. Pero Krauze reviraba puntualizando, esa fue la gran falla política del presidente cuando, con acciones como la pareja presidencial y otras, le restara poder y potencia a su investidura para lograr esos consensos. Pero luego afirmaba: “es bueno que el presidente y el Congreso estén de acuerdo, pero no siempre.”

Explicaba cómo en México se había creado una Republica Imperial concentrando el poder en un solo hombre y, en estos momentos, un equivocado concepto democrático amenaza con la formación de La Tiranía de las Masas. Ante las preguntas de Loret de Mola, Krauze continuaba con su bella pieza de intelectualidad cuando, en cierto momento, me doy cuenta que sus conceptos rimaban con mi último escrito.

Ese mismo día, me llegaba una pieza de mi admirada amiga, Luz Maria Silva, que resumo: “Juárez no estaría del lado de AMLO, aunque él lo proclame a gritos. Juárez estaría mucho más allá de Calderón porque su esquema era más explícito a favor de la iniciativa privada y el liberalismo. De hecho, su famoso lema completo, no mochado por no sé quiénes, dice: "El respeto al derecho ajeno es la paz, la conservación de la industria y del progreso."

“Para los liberales del siglo XIX, la protección del pueblo, como la quiere López Obrador, era impensable. Para ellos, la gente debía tener iniciativa propia. Por eso estaban contra los bienes comunales y Lerdo de Tejada proclamaba la ley expropiando los bienes de las comunidades, es decir, de la Iglesia, pero también de las comunidades indígenas.”

“Los liberales promovían que la gente tuviera ambiciones para adquirir propiedades y hacerlas producir, como la clase media de otros países. Don Porfirio se quejaba;"Pobre México, su clase media sólo pretende empleos con el gobierno." Se quejaba amargamente también, de que la gente pedía empleo no oportunidades para crear empresas.”

“El daño recibido con la versión "oficial" de la historia es terrible. Los que creen en el Estado paternalista y proteccionista, como AMLO, están mucho más cerca de Maximiliano y el Partido Conservador del siglo XIX de lo que ellos, o los propios conservadores, quisieran aceptar.”

Me llegaba luego un escrito de Denise Dresser, brillantemente exponiendo el por qué AMLO ha penetrado la conciencia mexicana, y su argumento era respaldado por un editorial del WSJ preguntando ¿que hace el gran monopolista de México, Slim, dando cátedra de combate a la pobreza, si el es una de las causas?

Populismo fue un movimiento político del siglo XIX aspirando a la creación de un estado socialista propietario de los medios de producción. Derecha fue el movimiento para perpetuar el statu quo. Demagogia, populismo, socialismo son sinónimos ya que una palabra conduce a la otra. Pero ninguna de ellas tiene relación con la democracia, siempre ausente en todas sus definiciones.

Izquierda, derecha, arriba, abajo es lo mismo. Son caminos circulares pues siguiendo la trayectoria de la izquierda se llega a la derecha y viceversa. Son puntos de un enorme círculo. Puntos que terminan confundiéndose el uno con el otro para luego formar el gran círculo vicioso. Lejos de ese remolino está el centro liberal, ajeno a ese tránsito mortal de izquierda y derecha. Ese es el verdadero camino, el que los mexicanos no miran, o, no quieren mirar…en especial sus políticos.

Join us on our Social Networks:

 

Share this page with your friends on your favorite social network:

ipakfocus.com