Ricardo Valenzuela

Reflexiones Libertarias

Ricardo Valenzuela

More About: Mexican United States Relations

LOS BARONES DE CUATRO CIENEGAS

REFLEXIONES LIBERTARIAS
LOS BARONES DE CUATRO CIENEGAS
Ricardo Valenzuela

No hay duda de la multitud de activos que México posee y siempre lo han identificado, primero, como la soñada Nueva España, como el cuerno de la abundancia, después, el milagro mexicano y los últimos años como ese gran sueño irrealizado de millones de mexicanos. Los atractivos son tales que en diferentes épocas de nuestra historia, sufrimos mutilaciones, agresiones, invasiones de potencias extranjeras tratando de arrebatarnos esa belleza con la que la naturaleza nos bendijo.

Sin embargo, hay una región de nuestra patria que permanece desconocida, ignorada y olvidada la cual, en mi opinión, ofrece el más rico potencial en todo nuestro territorio para infinidad de alternativas: El municipio de Cuatro Ciénagas en el estado de Coahuila.

La semana pasada, luego de recibir una invitación de parte del alcalde de ese bello municipio, iniciaba la jornada que me llevaría a la cuna del primer jefe del ejército constitucionalista durante la revolución mexicana: Venustiano Carranza. Acompañado por un coahuilense originario de la zona, Alfonso Chávez, y por el sonorense-sinaloense, Joel Ojeda Elías, volábamos de Hermosillo a mi bello y añorado Monterrey.

En el aeropuerto de esa ciudad, establecíamos la conexión con Francisco Marmolejo, un jalisciense que, desde hace pocos años, maneja programas realmente revolucionarios de la Universidad de Arizona mediante los cuales, y entre otras cosas, ha pasado de la teoría de la academia a la ejecución de todo tipo de proyectos de inversión y desarrollo. Francisco era clave en el viaje.

Luego de concluir esa primera etapa de nuestra jornada, el auto de uno de nuestros anfitriones se enfilaba de nuevo hacia el oeste, y de esa forma producir nuestro encuentro con el estado de Coahuila. Aproximadamente a las 8 PM, arribábamos a un local en las inmediaciones de la ciudad de Monclova, el cual era adornado con un bello jardín en la trastienda. Para mi sorpresa, nos aguardaban más de 50 personas con el propósito de ofrecernos una muy norteña bienvenida. El grupo incluía todos los alcaldes de municipios cercanos, ganaderos, mineros, empresarios, todos ellos destilando gran entusiasmo.

La reunión me permitió entender con más claridad el propósito de este grupo de coahuilenses especiales ansiosos de iniciar un esfuerzo para, aprovechando el regalo de la naturaleza, darle a Cuatro Ciénagas el impulso que lo deba catapultar hacia alturas inimaginables y merecidas. En ella se me informaba, las casi 100,000 hectáreas se habían declarado zona protegida desde 1994. También, sería el inicio de un par de interesantes días que me dieran la oportunidad de conocer un hombre muy especial, el alcalde de Cuatro Cenegas, Gabriel Villareal.

Terminada la clásica carne asada norteña con la que se nos festejaba, siendo casi las 2 AM, apuntábamos ahora el auto del alcalde hacia nuestro destino; Cuatro Ciénagas, a donde arribábamos casi a las 3 AM y pernoctar en algo que más que un hotel, semejaba un hermoso museo donde casi se escuchaba la voz del presidente Carranza gritando; “Revolución que tranza, es revolución perdida.”

Al día siguiente, luego de un desayuno incluyendo machaca estilo sonorense, liderados por el alcalde Villareal, emprendíamos la jornada apuntando de nuevo hacia el este. Luego de transitar una media hora, aparecía frente a nosotros ese bello regalo que la naturaleza le hiciera a México: Las Misteriosas Aguas de Cuatro Ciénagas.

El Valle de Cuatro Ciénagas es propietario de algo no solamente bello, sino un raro capricho de la naturaleza conformando un acuario natural en medio del desierto. Un acuario que incluye cientos de lagunas, lagos, ojos de aguas termales de una belleza indescriptible. El sitio es también propietario de infinidad de endémicas formas de vida que biólogos de todos los rincones del planeta afirman guardan el gran secreto de nuestra evolución.

En opinión de expertos internacionales, lo que Cuatro Ciénagas presenta a la vista de sus observadores, es nada mas la punta de un iceberg ocultando una actividad subterránea que involucra miles de kilómetros dando cauces a multitud de cavernas, minas abandonadas, poderosas corrientes de aguas que no encuentran sus añoradas salidas. Todo ello rodeado por la vigilante mirada de impresionantes montañas que celosamente protegen el valle.

Considerado también como un ecosistema de fósiles vivientes, el valle es considerado como una máquina de tiempo para antropólogos, arqueólogos, paleontólogos, en donde pueden observar y experimentar en comunidades enteras de especies vivientes consideradas fuertes eslabones a un muy lejano pasado. Por ello, el valle es más que un laboratorio natural, es una ventana que conduce a lo más profundo del pasado a través del cual, los científicos pueden embonar el proceso que nos diera la vida.

Durante todo el día, cortesía del alcalde Gabriel Villareal, recorrimos este lugar de espiritual belleza en el cual se conjunta el desierto con lagos, montañas vírgenes e inexploradas con mansos ríos, en donde la humedad de los médanos se abraza con la blanca arena del desierto y sus grandes paredes de yeso natural. Un sitio de rara e inigualable belleza en donde se guardan muchas respuestas que penden en nuestra evolución.

Al final de la jornada de ese día, acudíamos a una convocatoria hecha por el alcalde en la cual se nos haría una presentación de lo que se ha trabajado ya durante años. De nuevo, para mi sorpresa, el salón del bello hotel se encontraba abarrotado de gente desde los miembros del cabildo, burócratas representando la infinidad de fideicomisos que existen en México y, afortunadamente, algunos ganaderos de la zona.

Después de que el alcalde presentara el clásico estudio elaborado por FONATUR, de nuevo me sorprendo cuando se pide la participación de toda la concurrencia en lo que pareciera un meeting político. Después de dos horas de escuchar tales opiniones en las cuales el común denominador era: “Hay que estructurar muy bien el mecanismo para la redistribución de la riqueza entre los necesitados,” no pude más y pedí la palabra.

Resumiendo mi participación cito: “No pienso alguien en este recinto tenga idea del potencial de este proyecto. Tengo tres horas perdiendo mi tiempo escuchando fideicomisos van y vienen, escuchando como van a repartir una riqueza que no se ha creado, riqueza que no saben cómo se va a crear, quien la va a crear. No se ha definido quien será el propietario del proyecto puesto que el activo tiene infinidad de dueños. Hay en este salón gente ajena asegurando ellos tienen el capital para ejecutar “algo,” mas no se define ese “algo,” y menos se define dónde está ese capital. No escucho mercado, riesgo, utilidades, retorno en la inversión. Señoras y señores, me parece que estoy participando en una de aquellas maratónicas reuniones de Echeverría en donde nunca se resolvía nada y algún sector productivo terminaba jodiéndose”….Se produce largo y sepulcral silencio. NO CREO ME VUELVAN A INVITAR.

WWW.INTERMEXFREEMARKET.BLOGSPOT.COM

 

 

Join us on our Social Networks:

 

Share this page with your friends on your favorite social network:

Purse.IO Save on All Amazon Purchases