Ricardo Valenzuela

Reflexiones Libertarias

Ricardo Valenzuela

More About: Mexican United States Relations

EL VERDADERO PROBLEMA MIGRATORIO

REFLEXIONES LIBERTARIAS

EL VERDADERO PROBLEMA MIGRATORIO
Ricardo Valenzuela  

Frente al aumento de temperatura en el horno migratorio entre EU y México debemos preguntarnos ¿Por qué tantos mexicanos abandonan familias, amigos, hogares y emprenden la dolorosa jornada hacía el país del norte? Esta interrogante es neurálgica para el debate que tanto flota en el ambiente—especialmente en un país asomándose a la recesión y frente a elecciones— sin embargo, al igual que el elefante en la sala del alcohólico, es una pregunta que nadie quiere enfrentar.  

Uno de los graves problemas de México es su anémica economía ante la gran necesidad de creación de empleos. En los años de la administración del presidente Fox, se persiguió una meta para crear 6 millones de empleos. Sin embargo, durante 2000-2006, México sólo pudo reportar la creación de 1.3 millones de trabajos y, en el mismo periodo, se contabilizó el arribo a los EU de cerca de 1 millón de ilegales mexicanos. Es decir, el número de inmigrantes ilegales fue similar al de los empleos creados en el país.  

Mirando una radiografía de México, observamos un país con un potencial infinito para su desarrollo y creación de trabajos para su gente. México tiene más petróleo que un Dubái explotando en crecimiento y gran importador de mano de obra. Tiene reservas similares a las de Qatar, otro país creciendo agresivamente e importando su fuerza laboral. Los trabajadores mexicanos en EU han demostrado que son responsables y eficientes. Con miles de Kilómetros de costas y playas, México potencialmente es un paraíso turístico. Comparte una gran frontera con el país más rico del mundo etc. Pero aun con todas esas bendiciones la creación de empleos es raquítica.  

Sin embargo, las grandes empresas mexicanas no son las creadoras de empleo. Son los pequeños emprendedores que inician sus negocios de la nada. Para que esa ola de emprendedores triunfe y continúen generando empleos, requieren tener acceso a capital y este, es otro de los grandes problemas mexicanos. De acuerdo con el Índice de Acceso a Capital publicado por el Milken Institute, México se sitúa en el lugar #45 entre 120 países estudiados. EU, el país con los índices mundiales más altos en creación de empleo, ocupa el lugar #4, y Hong Kong, el paraíso mundial de libertad  y prosperidad, se ubica en el #1.   

Ante un cuadro así, los mexicanos con ambición y deseo para tomar riesgos cruzan la frontera en busca de su destino. Pero ellos no arriban sólo en busca de trabajo, lo hacen también en busca de capital para sus ideas y sus sueños. Es decir, ya en los EU, estos aventureros no sólo venden su trabajo, muchos establecen pequeños negocios en aéreas como alimentos, construcción, mantenimiento, jardinería. Cuando esos negocios inician sus operaciones, ellos contratan a otros ilegales mexicanos y así, la gran creación de empleos mexicanos sucede en los EU dando vida a los Misterios del Capital de Hernando de Soto.  

Las estructuras financieras mexicanas han fallado miserablemente al no proporcionar capital a esos emprendedores para la formación de negocios. La economía mexicana es una horripilante concentración en donde casi la mitad es controlada por un solo hombre, Carlos Slim. El resto, en gran parte es controlada por unas cuantas familias receptoras de rentas en sus arreglos con un gobierno aun mercantilista. Las estructuras legales y de negocios continúan impidiendo la competencia en infinidad de sectores de la economía. En industrias claves como telecomunicaciones, petróleo, bienes raíces, turismo, la verdadera competencia permanece restringida. Solamente sí México abriera su economía, produciría una explosión de crecimiento y la creación de empleos demandada.  

EL GRAN EJEMPLO. La riqueza petrolera de México es su gran pesadilla cuando es controlada por una sola empresa estatal. Aun con los ridículos precios actuales del petróleo, PEMEX es la empresa mas endeuda del mundo y de las más ineficientes. PEMEX está siendo destruido por la burocracia, conflictos de intereses, irracionales luchas políticas, un sindicato estilo Al Capone y por ello, no se han hecho nuevos descubrimientos durante muchos años. No es que las reservas sean inexistentes. El año pasado CHEVRON descubrió impresionantes depósitos en el Golfo de México cercano a las aguas de nuestro país. Sí PEMEX se abriera a la competencia—aun bajo lineamientos constitucionales—no sólo se resolvería el problema de nuevos mantos, se crearían decenas de miles de empleos.  

El sistema financiero mexicano, para el emprender, es algo semejante a un salteador de caminos al asecho del viajero. La banca comercial, conservadora y alérgica al riesgo, es la que domina el sistema financiero representado el 60% de los activos, comparado con un 24% en los EU donde el mercado de capitales y una gran diversidad de fondos, son los que proporcionan esos recursos. Además, los tres grandes bancos mexicanos controlan más del 60% de los activos financieros. Para un país de la dimensión mexicana, comparando el mercado de acciones y bonos con su PIB, nos damos cuenta de su doloroso subdesarrollo.  

El crédito personal es igualmente escaso y representa sólo el 5% del PIB, contra un 65% en los EU. Sin acceso a ese crédito, el consumidor y el comercio detallista no pueden crecer. Estos sectores podrían ser vibrantes maquinarias empujando el crecimiento económico y la creación de empleo, si tuvieran acceso al crédito en un mercado liberado.  

Pero aun más impactante es atestiguar que México no ha construido un robusto mercado para hipotecas residenciales. Los EU reporta una cartera de casi $9 trillones de dólares de dichos instrumentos. México, con una tercera parte de la población, sólo presenta $47 billones, es decir, un 5% del monto de los EU. Como resultado, el FED de Dallas recientemente estimó el déficit mexicano de vivienda en 6 millones de unidades. Sí México, entre otras cosas, ofreciera hipotecas accesibles y abundantes—a través de su empaquetado en valores para su venta en mercados secundarios—el epicentro de la demanda por productos mexicanos no fuera California, Arizona, Texas o Florida….Sería México

 

Jamás se resolverá el problema migratorio sin que México resuelva primero su problema de creación de empleos. Para lograrlo, México necesita modernizar y abrir a la competencia su obsoleta y concentrada economía al igual que su sistema financiero. Es ya hora de tirar el viejo mito de que, al hacerlo, nos entregamos a los EU. Sí México establece un campo parejo, una economía desregulada, lista para competir y, en especial, si proporciona capital a esos emprendedores, ellos estarán creando los empleos en México no en EU. Si no lo hace, el problema migratorio terminará por devorarnos.

 

Join us on our Social Networks:

 

Share this page with your friends on your favorite social network:

GoldMoney